jueves, septiembre 21, 2006

Orientación

Hay personas que nacen con algún pequeño defecto: unos son incapaces de distinguir el salmón ahumado del marinado, otros no tienen ni idea de cómo combinar correctamente un pantalón de tweed, y algunos carecen por completo de equilibrio y tropiezan cada dos por tres.
Resulta que yo nací sin ningún sentido de la orientación. En un día podía llegar a perderme hasta siete veces. Mi norte se convertía de improviso en un escurridizo sureste, y el oeste habitualmente jugaba a disfrazarse de cualquier otro punto cardinal.
En medio de semejante caos, tal vez debería haberme tatuado una brújula en el glúteo derecho, o haber empezado a dejar miguitas de pan a mi paso. O puede que lo más adecuado hubiera sido buscarme como marido a un capitán de barco, o un explorador o un pirata.
Pero en uno de mis extravíos apareciste tú, alguien tan desorientado o incluso más que yo, y por primera vez sentí que mi vida no tomaba el rumbo equivocado.

10 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

La desorientación no es un defecto, es una virtud, guapo. Porque sólo los desorientados pueden, en algún momento, orientarse y ser lúcidos en el espacio y en el tiempo. Dos almas desorientadas no hacen un desvarío, ni un error, hacen un acto de enorme poética amorosa. Yo pienso que en el amor, partir de no saber donde uno está, es el único alimento del ardor, de la lucidez asegurada, de la mirada sincera. Huid, huid, huid a esa montaña sin eje de coordenadas, conquistad vustra brújula sin nortes y sin sures, sólo con caricias, y con palabras...

Besos

NaT dijo...

Mmmm, no sé si me ha gustado más el post o el comentario de Vulcano...
Estáis de tiernos los dos últimamente...

Mi amiga Ali me dice siempre que soy como un callejero, por lo bien que me oriento, por saber que calle es prohibida y que calle no, cuando encima no conduzco, será que una se fija en los pequeños detalles.

No te veo yo con una brújula tatuada Naxete y menos en tu preciosa nalga ;) jajajaja.
Pues yo siempre quise casarme con un pescador ¡fíjate! pero nada, ni un atun siquiera...

Un besote bien grande, ya hablamos.
MUACKSSSSS

mer dijo...

Pues yo creo que mi gran defecto es no saber que es un pantalón de tweed :S:S
Tampoco considero la desorientación un defecto, y mucho menos cuando eso conlleva encontrar a la persona adecuada...
ummm... oye, que si te haces ese tatuaje en el culo me lo enseñas, eh?
Ala, me voya dormir, k toy con anginas :(
Besitosss

Mart-ini dijo...

A veces hay que perderse para poder encontrarse ¿no crees?

EFESOR dijo...

dos que se pierden suman uno que encuentra? quien sabe, a lo mejor se trata de eso y este es tu pirata.

yo suelo llevar los calcetine distinto, algun consejo?

luigi dijo...

Dos perdidos que se encuentran dejan de ser dos perdidos, son dos 'encontrados' sin que eso signifique que estan enfrentados.
Tengo que decir que lo de tatuarte la brujula en la nalga seria bonito, pero no serviria de nada, porque creo que no es facil mirarla para ver si vas bien o no... Al menos para mi no lo es. Jejeje.
Un beso que se oriente hasta encontrarte...

Luis dijo...

pero q post mas bonito!! curioseare tu blog a menudo ahora q he vuelto al mundo blogspot, si no te importa!!
asi q desorientados... bueno todo el mundo encuentra su brujula, suerte q tiene solucion!! saludos!! ;-D

el santo job dijo...

fíjate tú, que cuando me pierdo, suele ser con alguien, y así, perdiéndonos, al final... acaamos por encontrarnos
Preciosamente escrito, crack
Un beso

Cinephilus dijo...

Yo, como me paso la vida perdiéndome, encuentro de lo más divertido volver a hallarme. Además, el hallazgo es el mejor modo de evitar la rutina, el aburrimiento o la repetición de uno mismo.
La gente que siempre sabe dónde está suele caer con demasiada asiduidad en la prepotencia.
Besos, guapetón

urbana dijo...

jaaa

bueno yo hace años estoy pensando en tatuarme, hace años ya tengo la idea de tatuarme de una brujula xq me gusta viajar y a donde me lleve mi destino ahi esta mi brujula