jueves, junio 22, 2006

Números

Aunque siempre se me han dado mejor las letras, hoy he encontrado la calculadora en el fondo de un cajón y me he puesto a pensar en nuestros números:
Llevo un tercio de mi vida a tu lado. Durante estos años, un 10% del tiempo me hiciste sentir el chico más afortunado del mundo, un 30% fuimos medianamente felices, y el resto (un 60%, si no me traiciona esta vieja Casio) hemos sido unos completos desconocidos que dormían en la misma cama y compartían la pasta de dientes.
En todo este tiempo, únicamente acudimos a 17 fiestas, me acompañaste a 5 escasos viajes, olvidaste nuestro aniversario 4 veces, y se te fue la mano otras 2.
El resto de la gente siempre me consideró un 9, mientras yo no me creía más que un 8, y tú me veías como un vulgar 6. Y ya sabes que los simples aprobados nunca han sido lo mío...
Además, me cansé de aportar el 75% de mí a esta relación, mientras tú te limitabas a dejarme ver apenas un 25% de lo que realmente eres.
Me imagino que a estas alturas habrás comprendido que este numérico reproche supone un adiós: un taxi nos espera en el portal a Bobby, a mí, y a nuestras 3 Samsonites, y en 47 minutos un tren que sale del andén 6 de la estación nos alejará 854 kilómetros de aquí.
Para contabilizar nuevas sumas, restas, multiplicaciones y divisiones. Para empezar de cero, sin ti.

14 comentarios:

rubencillo dijo...

oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Mart-ini dijo...

Qué triste y fea historia para un texto tan bello y lleno de sentimiento... pues si hay que empezar de cero, se empieza ¿no?

Un beso y toda la fuerza que necesites en tu camino para llevar a Boby y a esas tres Samsonites por los confines del mundo, TU mundo.

Un beso, con tu permiso.

Cinephilus dijo...

Para hablar de números, quién mejor que un poeta y su métrica verbal... Esto dijo de la aritmética Pedro Salinas:
"Tablas, plumas y máquinas,
todo a multiplicar,
caricia por caricia,
abrazo por volcán.
Hay que cansar los números.
Que cuenten sin parar"

el santo job dijo...

lástima.
aunque no hay verdad más cierta que uno y uno no siempre son dos, sino que se quedan en dos unos.
espero que encuentres a ese otro uno.
abrazos de arroz!! =P

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Es que es eso..., la vida es sumar ilusiones y restar recuerdos malos.

Si me hubieran explicado las matemáticas de esta manera seguro que las habría entendido mejor :)

Vulcano Lover dijo...

Los números (y yo sí soy de ciencias) tienen sus modulaciones, y su singular poética, que usas con especial acierto... Es amargo, sin ambargo, hacer saldo de la energía, cariño, amor, puestos en alguién a quien en el fondo no le ha llegado... Hazme caso, el cero es el mejor número del que partir para llegar al infinito...

Paz dijo...

...¿Qué decir?...
LO bueno de los números es que como don infinitos, siempre hay dónde elegir...
Una abrazo

*Lady Laura* dijo...

Tu empieza de cero, nosotros te ayudaremos a sumar numeros en ese corazón, muack!!!! suerte guapo.

luigi dijo...

A veces tienes más, a veces menos... Sumas, restas, divides y multiplicas, desde tu amor hasta tu odio, donde caben todos los matices del mundo.
Y la samsonite que te llevas cargadas de numeros y cálculos, la debes ir dejando atras, que son ganas de cargar con más lastre.
1 beso apo!

NaT dijo...

Ahora entiendo muchas cosas...
como siempre he sido de letras :P

Besos como pétalos

ma´heona´e dijo...

Uf, reproches, reproches, más reproches.

Mejor empezar de cero a cargar con ellos.

Besos

Jose dijo...

Loco me tienes...! Vente conmigo chiquillo y cuéntame los lunares de la espalda y las manchas en los iris; que yo contaré la estrellas que se caen del cielo mientras tu duermes y yo te miro. Pero bueno, si no vienes, tendré que dedicarme a contar los días que pasan hasta que publiques otro post.

Besos.

EFESOR dijo...

yo siento que ofrezco un 1% de mi capacidad de amar a otros y tengo el otro 99% repartido entre mi familia y el cine.

inquilino dijo...

Pre-cio-so