sábado, febrero 11, 2006

Hogares a tiempo parcial

¿No habéis tenido nunca la sensación de no estar viviendo en un único sitio fijo?
A mí me ocurre a temporadas, porque últimamente vivo a caballo entre la casa de mi madre y el apartamento de mi novio...
La verdad es que es una sensación extraña y a veces cabreante:
Vas a arreglarte, ¿y dónde está la camisa de rayas nueva? (sí, esa que te quedaría estupenda para esta noche con los zapatos marrones y el vaquero oscuro...) Pues seguramente te la dejaras colgada en el armario de la otra casa...
¿Y el tema 4 de dirección financiera? Joeee, precisamente hoy que tenías intención de estudiartelo (después de seis meses acumulando polvo encima del escritorio...)
¿Y la gomina Ultra Wet Max Shine Gay Fix con la que pretendías ponerte unos pelos que ni Llongueras? Pues encima del lavabo de la otra casa...
Y claro, vete a buscarla, y pégate cuarenta minutos yendo y viniendo en el autobús... (porque ese día además fijo que no tienes el coche disponible)
Así que al final decides salir de tu casa (de una de ellas, la que te toque ese día...) en plan natural, con tu remolino detrás de la cabeza, con una camisa que no pega y sin saber de qué iba el dichoso tema cuatro...

6 comentarios:

frágil... dijo...

Pues la verdad es que no me ha pasado,pero tiene que ser bastante incómodo.No me gustaba nada irme a la parcela por el simple hecho de hacer la maleta,para tan solo pasar un fin de semana,y que se me olvidaran mil cosas.No duermo bien,si no es en mi cama....Yo es que soy muy mío jeje...Pero piensa en arreglar el rpoblema de algún modo ehh jajaUn besote!!

luigi dijo...

Lo he vivido. Lo sigo viviendo. Soy de pueblo, pero vivo en Sevilla. Desde el primer año de carrera, ando con las cosas aqui y alli y lo que narras es mi vida. Lo que necesitas siempre esta en el otro lado. Ademas no tengo lavadora, por lo que el ir y venir de ropa sucia y limpia entre mi pueblo y Sevilla es constante. Parece ser que por fin este año mi madre ha decidido ponerla (no me creo nada).
Lo peor: el año tercer año, con cosas en el piso donde estuve los dos primeros, en mi pueblo, en el piso de mi abuela donde estaba y en el piso que habian comprado mis padres (donde vivo ahora) y que estaba arreglando.
Y ya me callo que te quito el protagonismo.

Anónimo dijo...

i still believe in your eyes, pq fuiste delicado y supiste esperar, y ahora, aunq tú me pierdas yo me encuentro contigo, tú eres una de las razones que me llevan a no rechazar pensar que esto es la vida para mi. Por eso te recuerdo ;)

Mirador dijo...

Hola Naxo, a mi tambien me ocurre, lo unico que más siento es que no sea en la casa de un novio, eso lo llevaría bastante mejor, jajaja, y en tu caso la solución es facilísima... traslada todo a casa del novio hombreeee yaaaa (es un suponer).
Por cierto, te acepto el beso "ilusionado" y te lo devuelvo cargado de buenos sentimientos.

belga_seg dijo...

yo vivo en una resi en Madrid, y los fines de semana me vengo a Segovia... y lo peor es que cada vez que voy y vengo, aunque sea para dos días, me llevo un maletón que parece que me voy a la guerra...

Naxo dijo...

Es que hacer la maleta muchas veces da una pereza tremenda eh?

Luigi, te aconsejo que en vez de llevarte la ropa sucia de vuelta al pueblo, la lleves a esas lavanderías que salen en las películas de Isabel Coixet, porque allí (al menos según ella) siempre pasan cosas superimportantes...
Yo al menos tengo la suerte de estar estudiando en mi misma ciudad, porque si no sería una locura tremenda...

Usuario anónimo!(también llamado Dani de Girona) ya era hora de que me visitaras eh? Ya te vale, ya...

Mirador, la verdad es que habrá que esperar un poquillo para mi traslado definitivo... como poco hasta que termine la carrera y encuentre algún trabajo más o menos decente... Pero bueno, la opción está ahí jejeje

Ana, es que no se puede ser tan coqueta, que fijo que te llevas más ropa que Raquel Mosquera a la clínica... jajaja qué sobrada, pobrecilla!

Besos a todos!