martes, febrero 28, 2006

Shine

Hay personas que son capaces de contar grandes historias en poco más de tres minutos... Hay un video (y una canción) que me encantan, así que he decidido dedicarles este post. La canción se llama Bad Day, y su autor es Daniel Powter (he puesto un link al vídeo debajo del todo para que lo veáis, porque si no el post no se entendería mucho... os lo recomiendo)
Creo que el sentimiento que aparece en el vídeo es completamente universal, todos en alguna ocasión nos hemos sentido solos, perdidos, anhelando algo que nos falta y que no sabemos exactamente lo que es, pero que estamos seguros que cuando llegue no lo dejaremos escapar...

Seis y media de la mañana. Suena el maldito despertador, la luz comienza a entrar por la ventana y yo daría lo que fuera por no tener que levantarme de la cama... Simplemente taparía mi cabeza con el edredón, y dejaría que pasara el día entero conmigo metido dentro de mi improvisado búnker...
A regañadientes me levanto, y comienzo a prepararme para afrontar el día: me quito las legañas y me lavo la cara con agua bien fría, "a ver si me espabilo de una vez", como me dicen últimamente mis amigos.
Tengo que afeitarme, pero no me apetece mirarme al espejo, porque sé que me descubriré poniendo esa cara de reproche hacia mí mismo que tan vista tengo ya...
Debería tapar esas ojeras. Sí, ciertamente hoy no estoy bien...
Mientras termino de vestirme me siento lento, pesado. Mis movimientos son pausados, como a cámara lenta... Denotan una gran falta de interés, pero es que ciertamente no me importan demasiado las tonterías que estoy haciendo. Me tomo un café solo, y me marcho a trabajar.
Dios, hoy hace más frío todavía que ayer... como siga así, este fin de semana nevará, y no tendré a quien tirarle una bola de nieve, y que me la devuelva, y a quien yo persiga entonces y terminemos en el suelo riendo y mojados hasta las cejas... En fin, me bajo al metro o llegaré tarde.
¿Por qué no dejo de ver parejas? No puedo evitar mirar a ese par de ancianitos cogidos de la mano, o captar furtivamente esas miradas cómplices que el chico del asiento de enfrente le dedica a su compañera...
Creo que estoy demasiado solo en una ciudad tan grande como esta, y me siento pequeño, vulnerable...
Ocho horas de trabajo por delante y miles de papeles pendientes que desbordan mi mesa. Bronca con el jefe. Él se creerá que es un directivo exigente, pero hablando claro es un hijo de puta. Si no, que le pregunten a cualquiera de su alrededor...
Levanto la cabeza con los ojos cerrados y trato de aspirar una bocanada de oxígeno. Abro los ojos y no veo un cielo azul y abierto, sino dos fluorescentes y las salidas de aire acondicionado.
Bajo la vista y continúo mirando a la pantalla del ordenador en mi habitual estado de latencia.
Tengo un mal día, otro de tantos... ¿Cuántos van ya? Mejor no hacerme esa clase de preguntas...
Ya es de noche, vuelvo a la parada del metro y algo me llama la atención... Alguien ha pintado sobre ese bonito anuncio (sí, ese de un refresco en el que te dice un claro mensaje: "Shine", o "Brilla" ) un nubarrón y ahora mismo está lloviendo sobre la chica que tiene la lata en la mano... Está claro que el improvisado grafitero no ha tenido tampoco un día "brillante"...
Pues mira, yo le voy a llevar la contraria (qué cabezudo he sido siempre) : saco mi rotulador y le dibujo a la pobre chica un paraguas ( ¿no voy a dejarla mojarse toda la noche, no? Que uno no tiene un buen día pero tiene su corazoncito...)
Al día siguiente vuelvo a la estación, y cuál es mi sorpresa al descubrir un nuevo dibujo...
El dibujante callejero sigue empeñado en que la chica se moje, por lo que ha aparecido en el cartel un taxi pintado con todas las intenciones de mojarla al pasar por encima de un charco...
¡Pues no le voy a dejar salirse con la suya, ahora mismo dibujo a un hombre, elegante y bien vestido, entre la chica y el charco! Y...¿Por qué no? Voy a dibujar también un interrogante lleno de intenciones: quiero saber quién es el improvisado artista que está haciéndo que me ilusione cada vez que bajo al metro...
Por la noche no puedo dormir... ¿Con qué me toparé mañana cuando me acerque al cartel? Jamás un anuncio publicitario me había provocado tanta excitación...
¿Quien serás, misterioso artista? Te admiro, porque tuviste el valor de expresar y mostrar las nubes de tu corazón en un lugar que estaría expuesto a miles de personas... ( ¡mira, un poco como un blog!, ya tenemos algo en común...)
Me levanto más temprano que de costumbre, nervioso, y a los pocos minutos estoy camino de la estación... Cuando llego no puedo evitar quedarme con cara de auténtico tontorrón al mirar el cartel: ¡Has tranformado con la magia de tu rotulador mi interrogante en un corazón!
Paso todo el día pensando, montándome mi historia en la cabeza (una historia que posiblemente no tenga ningún sentido, ningún principio ni ningún final, pero que es mi historia al fin y al cabo)
Y por la noche, al salir del trabajo, la calle está vacía y solo hay una persona al otro lado de la acera, y presiento que probablemente seas tú.
Está lloviendo a cántaros, y me acerco por tu espalda y te cubro con mi paraguas para evitar que te mojes... Y entonces tú te das la vuelta. Y me miras. Y te miro. Y pasa un taxi a nuestro lado, y probablemente nos moja. Y sonreímos. Y entonces percibo ese Shine que tanto anhelaba, el brillo de tus ojos...



P.D: Link al vídeo:

http://www.virgin.net/music/musicvideos/danielpowter_badday_hi.html

5 comentarios:

Dani dijo...

Entiendo perfectamente la primera parte de esta historia, porque durante estos dos ultimos años de mi vida la me he sentido asi en muchas ocasiones,la pena es que nunca he llegado a tener un final como éste.
Sequire buscando.

Un beso maño.

oisin dijo...

Nadie me pone un paraguas...y yo sin embargo,he estado poniendo ese paraguas a esa persona,mucho tiempo...al parecer,prefería otro paraguas...

"si pienso en tí,siento que esta vida no es justa"

NaT dijo...

Que bonito...

EFESOR dijo...

hoy he decido buscar un sitio comodo y quedarme aqui, a tu lado, leyendo como se dibuja el amor... y yo que me quejaba que levantarse a las 7 am no era humano, que ir a contar historias en imagen digital no reconfortaba cuando es lo que necesito...

a partir de ahora miraré la publicidad del metro de otra forma, sobre todo si contiene mensajes externos... y me acordaré de ti cuando vaya al concierto de Pastora, por si estas mirando cerca.

"CeLiA" dijo...

me ha encantado...

sólo pasaba por aquí, y qué menos que saludar al dueño de la casa... jejejeje

un abrazo ^^